Cuando me inquietas me despiertas


Esas cosas que hace un tiempo me daban miedo ahora son retos y como no agradecerte por eso ya que, cuando me inquietas, me despiertas, vida.

Para hablar de comienzos hay que hablar de finales, más que una cuestión de tiempo, es más de decisiones, es muy rápido dice la razón, pero ahí vas de nuevo. Ahora que emprendiste el viaje es difícil volver a ser como antes, cada experiencia te fortalece y quieres más.

Así entonces comienza un nuevo viaje, lleno de expectativas y sueños, caminas muchos metros para encontrar una hermosa playa llena de pescadores, un árbol lleno de loros en Taganga, un atardecer mágico desde una montaña en Cundinamarca, compartir un cholado en una calurosa tarde, disfrutar la sonrisa de un niño con discapacidad mientras buscan desde Cristo rey su casa, estar en el río Pance recibiendo masajes de la corriente de agua, conocer unas abuelitas que recorren Medellín sin gps, disfrutar de una obra de teatro en el Luis A. calvo, ser arrastrado por las olas en palomino, montar a caballo por las llanuras de Caquetá, sentirse un explorador… Quizás serlo.

Anuncios